12

Todos contra todos

La ideología que conceptualmente parecía pronosticar una fraternidad universal –una especie de cristianismo ateo– bien pronto puso de manifiesto que en realidad desataba las pasiones más bajas por el poder. Desde sus orígenes puede afirmarse que se vivió dentro del partido según el principio del rey de Francia Francisco I referido al emperador Carlos V: «los dos estamos totalmente de acuerdo, los dos queremos París».

En estos sueños colectivos que acaban derivando en el terror son profundas las semejanzas con ciertos movimientos milenaristas o con herejías del catolicismo, como, entre otras, los dulcinianos o los taboritas. Hay algo de apocalíptico –un apocalipsis secular– en el marxismo, como vislumbró Norman Cohn en su ...

Get ¡Camaradas! De Lenin a hoy now with O’Reilly online learning.

O’Reilly members experience live online training, plus books, videos, and digital content from 200+ publishers.