21

Odio a la trascendencia

Los ingenieros sociales comunistas plantearon desde el primer momento unas coordenadas en las que cualquier referencia a la transcendencia quedaba terminantemente vedada. En torno al año 1930, había ya más de 10.000 encargados de combatir la religión en la marina y el ejército. Cabe preguntarse, a tenor de la infalibilidad de la palabra del partido, si no era en el fondo una guerra entre religiones.

Lenin era radicalmente antiteísta y particularmente anticatólico porque esa religión introducía el concepto de piedad para el hombre, cosa inaceptable para él. Al igual que Hitler y tantos otros dictadores, proponía sistemáticamente su incorrecta versión del paradigma darwiniano de lucha por la supervivencia y la supremacía. ...

Get ¡Camaradas! De Lenin a hoy now with O’Reilly online learning.

O’Reilly members experience live online training, plus books, videos, and digital content from 200+ publishers.