portada.jpg

Amaro Cifuentes, director de Responsabilidad Social

Cuando yo estaba a punto de nacer, mis padres no estaban de acuerdo en el nombre que habrían de ponerme. En el momento clave, mi padre decidió irse de fin de semana deportivo, a pesar de que mi madre advirtió que sentía aquello ya muy cerqui­ta. Cuando él volvió a casa el domingo, se encontró que tenía un hijo y que ya estaba inscrito en el Registro Civil.

De esta pequeña anécdota se extraen dos pequeñas evidencias: una, que mi madre se salió con la suya; y dos, que yo me llamo Amaro. Amaro Cifuentes. Esto ha marcado durante muchos años mi existencia; marcó mi infancia y mi adolescencia y ...

Get La sociedad que no quería ser anónima now with O’Reilly online learning.

O’Reilly members experience live online training, plus books, videos, and digital content from 200+ publishers.