1.

El conocimiento es poderoso

Una niña da sus primeros pasos, sus padres sonríen encantados al verla avanzar, y la cogen en brazos para abrazarla. Dice sus primeras palabras, canta una nueva canción o llega a la final de una competición del colegio, y se gana las felicitaciones y el respeto. Desde el principio se nos valora y se nos recompensa por acumular conocimiento y destrezas.

La famosa frase de sir Francis Bacon, «el conocimiento es poder», es tan obvia que casi no merece la pena mencionarla. Por el colegio, el trabajo y la vida sabemos que la experiencia —entendida como «lo que se sabe»— determina nuestro estatus y nos da influencia, poder y reputación. La mera apariencia de conocimiento confiere dignidad y nos llama la atención.

Get Not Knowing now with O’Reilly online learning.

O’Reilly members experience live online training, plus books, videos, and digital content from 200+ publishers.