14

Un mundo de jactanciosos

El poder implica el riesgo de que quien lo alcance pierda el sentido de la realidad, llegando a considerarse por encima de todos y de todo. Ese mal afecta a prácticamente cualquiera que asciende, con independencia del tipo de organización que pilote. En el caso de los regímenes comunistas la patología se agrava. El motivo es simple: no existe más referencia, ni humana ni sobrehumana, que no sea la omnímoda voluntad de quien lleva el timón.

Pocos se atreverán a señalar esta grave deformación psicológica ante el rector de la nomenklatura. Uno de los pocos que lo hizo fue Piatákov dirigiéndose, en este caso, a Lenin:

«Tú, Vladímir Ilich, has llegado a acostumbrarte a mirar todas las cosas a una escala demasiado grande, ...

Get ¡Camaradas! De Lenin a hoy now with O’Reilly online learning.

O’Reilly members experience live online training, plus books, videos, and digital content from 200+ publishers.