12. ¿Qué hacer con los muertos vivientes?

En nuestra cartera, como en las carteras de todos los inversores, existe lo que llamamos muertos vivientes. Empresas que no han muerto pero que tampoco han despegado. Mantienen un electroencefalograma plano, ventas estancadas o con poco crecimiento, resultados muy bajos o en pequeñas pérdidas un año sí y otro también. No tienen el tamaño necesario para venderse y es probable que no despierten ningún interés entre los posibles compradores.

Suelen tener una deuda elevada para el tamaño de su balance y su tecnología, su producto o su servicio no han sido lo que esperábamos de ellas, o al menos el mercado así lo ve. También puede ser que el equipo gestor no haya sido capaz de hacerla crecer y ser rentable. ...

Get ¿Emprendes o inviertes?: Cómo vender sueños y cómo comprarlos now with O’Reilly online learning.

O’Reilly members experience live online training, plus books, videos, and digital content from 200+ publishers.