1.

El líder que sabía demasiado

Anna Simioni, la anterior directora de formación de una importante institución financiera, nunca se preocupó mucho por estudiar y, cuando cursaba primaria, odiaba hacer los deberes. Le bastaba con prestar atención en clase, aunque a veces negociaba con sus compañeras para que le hicieran los deberes. No sentía la necesidad de «saber», se contentaba con ser lo «suficientemente buena».

En el instituto, Anna creó su propio movimiento filosófico junto con un pequeño grupo de amigos, que se hicieron llamar «In-seguros: gente que no está segura». Su lema era «nunca categórico», porque creían que realmente no podías saber con seguridad si ibas o no a hacer algo que en un determinado momento creyeras o no creyeras. En ...

Get Not Knowing now with O’Reilly online learning.

O’Reilly members experience live online training, plus books, videos, and digital content from 200+ publishers.